viernes, 28 de marzo de 2014

Futurista

Me había olvidado del placer de la escritura, de la lectura y todo lo demás. Ser estudiante es un desatinado debate junto al estrés, la amargura; contra la libertad.  

No había hecho otra cosa que memorizar las lecciones; repetirlas y repetirlas hasta que se apropiaban a mi cabeza. No había hecho otra cosa más que desarrollar los quehaceres y actividades académicas. Pero, qué pasa consigo mismo, qué pasa con el abandono y el descuido nuestro... El aprendizaje nos domina, el interés futurista nos tortura y el presente nos esclaviza.

Debemos pretender ser astutos a la hora de agobiarnos en el estrés universitario. Pensar con exactitud cada tarea asignada para el día, ser participes centrales del acomodo y el cumplimiento de cada tarea propuesta. Seguir un orden para así conseguir el objetivo y por supuesto la tranquilidad.

*

¿Somos personas o somos maquinas de la innovación y el constante cambio? Debemos buscar una respuesta a esta altura de la vida, somos jóvenes y no tenemos razones para pensar que probablemente seremos una tortura en el interés futurista.